Viña Neyen Apalta Libertador General Bernar Chile

EL ESPÍRITU DE NEYEN NACE EN 1889 CON LA UNIÓN DE DOS MUNDOS.

Ese año, vides de Cabernet Sauvignon traídas directamente desde Francia se compenetraron con el suelo de Apalta.

En 1936, con la plantación de los viñedos de Carmenere y la conexión de sus raíces con la propiedad, el espíritu creció, llenando el aire de una energía inexplicable.

Con el paso del tiempo los viñedos establecieron una comunicación directa con la tierra; las cosechas fueron cada vez más representativas del terroir de Apalta, y la energía del suelo cada vez más intensa.

Las personas del lugar lo sentían, pero no lograban explicarlo. Es así como los lugareños personificaron esta fuerza especial en Neyen, Espíritu de Apalta.

Neyen es testimonio del lugar y de la gente. Conoce el carácter de la tierra, dejando que el origen prevalezca. Más de cien años de experiencia se han transmitido de generación en generación, convirtiendo a nuestros vinos en un fiel reflejo del espíritu de Apalta.

Neyen es más que un ensamblaje de Cabernet Sauvignon y Carmenere. Es un encuentro entre el nuevo y el viejo mundo; una interpretación poderosa de la propiedad.

 

Sin reseñas